6 meses de protestas, asesinatos, secuestros y toda clase de violaciones a los DD.HH.

Se cumplen 6 meses de impunidad, asesinatos y violaciones a los derechos humanos en Nicaragua

El día que lo iban a matar, a Franco Valdivia se le ocurrió una buena idea, ir al centro de Estelí a protestar, quería, como miles en todo el país, elevar su voz por los estudiantes. Ese día la ciudad se encontraba en un estado de catarsis, no había un solo habitante que no hablara sobre los acontecimientos. Valdivia fue asesinado por un francotirador la noche del 20 de abril.

El ejército había salido a las calles, los teléfonos no pasaban ni un segundo con la pantalla apagada y se temía lo peor. En Managua unos chavalos, tras ataques continuos de la policía, habían quedado atrapados en la catedral metropolitana, se habían marcado sus nombres en los brazos, por si no volvían a respirar, que su familia supiera quién era quién.

Ese 21 de abril la radio Corporación, de tendencia conservadora, estuvo todo el día en transmisión directa narrando sobre los hechos que marcarían el devenir. “Disparan a matar” “están entrando camiones del ejército” “la policía ataca la Upoli” se escuchaba en cada telefonazo que entraba a la emisora.

Los días que sucedieron a la fecha y los que sobrevivieron saben que la situación estuvo y está lejos de ser normal.

347,000 puestos de trabajo se han perdido según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides). La situación es peor si tomamos en cuenta la cantidad de personas que se han visto forzadas a abandonar el país.

Imagen de una marcha azul y blanco en Managua. Archivo/NicaraguaInvestiga

Solo en Costa Rica unos 23 mil nicaragüenses han buscado refugio a partir de la explosión social en Nicaragua de acuerdo a datos oficiales de las autoridades de migración de ese país.

El Gobierno de Nicaragua, que ya venía peleado con la justicia, ha negado un proceso adecuado a las familias que perdieron seres queridos, asesinados por paramilitares orteguistas, durante las manifestaciones.

“En el contexto de los hechos que tienen lugar desde el 18 de abril, la Comisión actualiza la cifra de víctimas mortales a 325 personas fallecidas, de las cuales 21 serían policías y 24 niñas, niños y adolescentes. Frente a la inconsistencia de las cifras aportadas por las autoridades nicaragüenses” dijo hoy desde Washington la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La única respuestas de parte del gobierno ha sido desacreditar las cifras de la CIDH y de los organismos locales de derechos humanos.

En este período los secuestros se han sumado a los asesinatos. “Si no te matan te secuestran” se podía leer en una pancarta elevada por una mujer en la marcha de los globos Azul y Blanco el pasado 9 de septiembre. La ola criminal desatada por la pareja dictatorial Ortega-Murillo tiene tentáculos en todo el país.

Solo en Managua, 38 personas fueros secuestradas de forma arbitraria el pasado domingo 14 de octubre cuando se disponían a comenzar una manifestación en la zona de Camino de Oriente, Managua. Paradójicamente el secuestro fue orquestado por quienes están obligados a cuidar de la seguridad ciudadana.

Si bien es cierto, los arrestados fueron liberados 24 o 48 horas después, según el estado de ánimo de Ortega y su mujer, dicen los datos de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), actualizados al mes de septiembre, que quedan 571 personas encarceladas ilegalmente por manifestarse en contra del régimen.

Nicaragua vive el peor momento de su historia desde la guerra de los años 80. Lo que el país ha vivivo durante gran parte de este 2018 se podría comparar a lo vivido en la dictadura de la familia Somoza. Hay quienes piesan que ha sido peor.

“Daniel Ortega es tal vez peor que Somoza” dijo a la Agence France-Presse (AFP) la célebre defensora de los derechos humanos nicaragüense Bianca Jagger.

“Daniel Ortega tal vez es peor que Somoza, porque Ortega está asesinando niños que están desarmados. Como a Alvarito (Conrado), un niño que le estaba dando agua a los que protestaban. Y como el niño en Masaya que estaba arrodillado y al cual una policía mujer le tiró a rajatabla y lo asesinó. Y los niños que fueron quemados vivos… Mis amigos que anhelaban lograr un país donde existiera la democracia, justicia, elecciones libres, están hoy en la cárcel, acusados de ser terroristas” sentenció Jagger quien también se manifestó contra Anastasio Somoza cuando era estudiante.

Francis Valdivia, hermana de Franco, sigue esperando una respuesta del Ministerio Público al igual que centenares de familias que perdieron un hijo, un hermano, un amigo… personas que con todas sus fuerzas gritan ¡Justicia, aunque se caiga el cielo!.

Fotografía: un miembro de la policía de Nicaragua dispara contra manifestantes en Managua. Agencias/NI

Comentarios cerrados.