Al menos 6 funcionarios de Ortega han renunciado en medio de la crisis

Crean dudas y sospechas las razones que alegó el procurador Estrada para dejar su cargo

Hernán Estrada Santamaría, procurador general de la República desde el 10 de enero de 2007, «puso a disposición su cargo ante el presidente de la República por razones de salud», informaron este martes, en un comunicado de prensa, los medios propagandistas del Gobierno de Daniel Ortega.

Para acallar rumores, el documento oficialista especifica que Ortega no solo aceptó su renuncia, sino que agradeció a Estrada «por su trabajo dedicado y eficiente».

Estrada envió una carta a su máximo líder el 7 de mayo de 2019 para solicitarle que aceptara su renuncia. Se justificó aduciendo que no había podido recuperarse físicamente de un accidente de tránsito que sufrió en Managua.

«…he conducido esta entidad con el mayor empeño, compromiso y disciplina hasta el umbral de mis capacidades y esfuerzo físico y mental que mi energía no escatimó hasta el delicado accidente que sufrí sobre la Carretera Sur regresando a casa… desde entonces, estoy en la lucha diaria para recuperarme de graves secuelas y lesiones que espero superar», detalló Estrada en la misiva dirigida a Ortega.

El funcionario sandinista con emotividad se despidió de su jefe mostrando el «más profundo agradecimiento por la confianza» depositada en él y recordándole su «cariño y lealtad de siempre».

Extraoficialmente, se conoce que, tras el estallido de la crisis sociopolítica en abril de 2018, el procurador mantuvo un bajo perfil y que su dimisión era causada por el temor a ser alcanzado por las sanciones de la ley Global Magnitski y la Nica Act.

Funcionarios “en fuga”

La renuncia de Estrada es sospechosa para muchos. Las redes sociales han mostrado la incredulidad de las personas en torno a las razones que tendría el procurador. El periodista Carlos Fernando Chamorro por ejemplo consideró que todo se trata de la muestra clara que Ortega y su Gobierno han entrado en una “etapa de agonía”

A diferencia de Hernán Estrada, cuando el magistrado de la Corte Suprema de Justicia Rafael Solís renunció a su cargo y a la militancia sandinista el 8 de enero de 2019, admitió que su dimisión se debía al inadecuado manejo que Daniel Ortega y Rosario Murillo habían hecho sobre la crisis sociopolítica, siendo esto uno de los golpes más desmoralizantes para la militancia sandinista.

Aunque estos son los casos más conocidos, estas no han sido las únicas renuncias que Ortega ha tenido que recibir en estos días de crisis, de hecho una de las primeras funcionarias en renunciar fue Marcia Ramírez, Ministra de la Familia y hermana del exvicepresidente y escritor crítico de Ortega, Sergio Ramírez, aunque el Gobierno lo publicó como jubilación.

Otra de las renuncias recientes fue la del Superintendente de Bancos Víctor Urcuyo, quien al igual que Estrada alegó motivos de salud.

Otras renuncias que Ortega ha tenido que recibir obligado por las repercusiones de la Ley Global Magnitsky son las de Roberto Rivas, el primer sancionado y Francisco López, quien fungía fungía como presidente de la Junta Directiva de la Empresa Nicaragüense de Petróleo (Petronic), ambos estaban imposibilitados de poder realizar cualquier tipo de transacciones a nombre de las entidades que representaban, al igual que lo está ahora el Director de la Policía Nacional Francisco Díaz, quien aunque continúa en el puesto, no tiene muchas opciones a futuro.

.