Alianza Cívica pedirá que medios confiscados vuelvan a sus dueños

*Mario Arana presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) afirmó que este es uno de los temas principales en la agenda de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia abordará esta semana el tema de las garantías ciudadanas, dentro de ellas el de la libertad de prensa, la cual se encuentra bajo asedio por parte del gobierno de Daniel Ortega, informó Mario Arana, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham).

A su juicio en «Nicaragua vivimos un estado de excepción en la práctica», es por ello que la Alianza Cívica insistirá en restablecer la libertad de movilización, así como la libertad de prensa, y de expresión.

Miguel Mora, director de 100% noticias- Nicaragua Investiga/NI

« Hay varios medios afectados que también tienen que recuperarse (…) Hay gente presa de los medios de comunicación, al igual que hay exiliados. 60 periodistas exiliados, todo eso vamos a ponerlo sobre la mesa», manifestó Arana a un medio de comunicación internacional.

Agregó que « todos los bienes que han sido afectados en el marco de esta crisis deben ser regresados a sus dueños y aquí debemos de volver a tener la oportunidad de que (los medios de comunicación) estén transmitiendo libremente sin ningún impedimento».

Dentro de los medios confiscados durante la crisis se encuentra el canal 100% Noticias, ubicado en el centro de Managua, así como la redacción del semanario de análisis Confidencial, en donde también se producían los programas televisivos Esta Noche y Esta Semana.

El primer medio allanado sin ninguna orden judicial y posteriormente tomado por oficiales de la Policía Nacional fue el medio Confidencial, dirigido por el periodista Carlos Fernando Chamorro.

En el edificio donde también funcionaba la consultora CABAL, propiedad de Desirée Elizondo, esposa de Chamorro, la Policía Nacional se tomó las instalaciones, así como los equipos de televisión, computadoras y cámaras.

El periodista Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial.

« Denuncio al dictador Daniel Ortega, jefe supremo de la Policía Nacional, como responsable del asalto policial contra las oficinas de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche. Saquearon nuestra redacción. (Esto) es un ataque brutal contra la libertad de prensa,  y libertad de empresa », escribió Chamorro en su cuenta de Twitter el día de la toma de las instalaciones.

« Exijo a la policía que devuelva todos los equipos y documentos que saquearon en la redacción de Confidencial-Esta Semana », agregó Chamorro.

Exactamente una semana después de la confiscación del medio de Carlos Fernando Chamorro, el gobierno de Ortega prosiguió con la confiscación del edificio donde operaba el canal 100% Noticias, sacándolo del aire y posteriormente deteniendo a sus dueños Miguel Mora y Verónica Chávez; a su vez fue arrestada la jefa de prensa de dicho medio Lucía Pineda Ubau.

Las últimas palabras de Pineda al aire se dieron cuando oficiales encapuchados ingresaron a la televisora.

« Tenemos información de última hora. Hay presencia de antimotines y están queriendo entrar a 100% Noticias», dijo agitada Pineda Ubau. «Urgente, urgente, hay paramilitares aquí adentro (del Canal). Estamos reportando última hora».

La Policía Nacional liberó al día siguiente a la esposa de Mora, Verónica Chávez, no obstante Miguel Mora y Lucía Pineda fueron acusados de los delitos de «provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas ».

CIDH ha denunciado escalada de ataques a la prensa de Nicaragua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por su parte ha denunciado la escalada de ataques a la prensa, la censura y clausura de medios de comunicación, así como la detención arbitraria y enjuiciamiento de periodistas en Nicaragua.

« La democracia y el Estado de Derecho son incompatibles con la criminalización de la prensa independiente. El uso del derecho penal para castigar la emisión de información u opiniones, conforme a un criterio fuertemente asentado en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, viola abiertamente sus estándares. El Estado de Nicaragua debe cesar inmediatamente los ataques a la prensa independiente y mostrar cuanto antes apego a los principios democráticos», sostuvo el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza.

A su vez urgió al gobierno de Ortega a restablecer las condiciones propias de un  «Estado de Derecho en Nicaragua ».

« Es muy preocupante que junto al cierre paulatino de los espacios democráticos en el país, también persistan las amenazas a la integridad y a la libertad de las personas. Asimismo, reiteramos el llamado a que el Gobierno de Nicaragua se abra al escrutinio internacional en materia de derechos humanos», finalizó la CIDH.