CIDH alerta de nuevos patrones represivos en Nicaragua

La Comisión  Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anuncia los “arrestos exprés” y la “saturación policial” como nuevos patrones represivos en Nicaragua, según un nuevo reporte realizado a un año de haber iniciado la crisis sociopolítica en el país.

De acuerdo a las observaciones realizadas por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) de la CIDH, las detenciones por tiempo corto o “arrestos exprés” son parte de una nueva fase represiva en Nicaragua.

“El Mesesi de la CIDH identifica una variación en los patrones represivos en Nicaragua, con ejecución de arrestos exprés (por lapsos cortos de tiempo), sin reclusión de detenidos en dependencias policiales, pero con malos tratos e intimidaciones para disuadir las protestas”, reza la publicación de la CIDH.

Policías intentan detener al reportero gráfico Luis Sequeira de la agencia AFP

En su informe, la CIDH recalca que la “protesta social continúa suspendido de hecho” en Nicaragua y señala que el excesivo despliegue policial es parte de un sistema de amenaza. “Con la saturación policial de espacios públicos, se mantiene un ambiente de amenaza a opositores, impidiendo de ese modo que las manifestaciones tengan lugar donde se organizan habitualmente. El derecho a la protesta social continúa suspendido de hecho en Nicaragua”, apunta el escrito.

La CIDH señala que el incumplimiento y la dilatación de implementación de los acuerdos firmados el pasado 29 de marzo entre el Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica, afecta a miles de personas.

“La demora en implementar acuerdos surgidos del diálogo en Nicaragua impacta en miles de personas que permanecen injustamente detenidas y exiliadas. Las dilaciones afectan la cohesión y consistencia de las partes involucradas en el diálogo”, compartió la CIDH en Twitter.

Además, señala que desde que se firmaron los acuerdos se han dado arrestos sin garantías de supervisión internacional. “A 58 días de iniciado el diálogo, con protocolos de liberación acordados, 236 personas fueron excarceladas sin sujeción a esos protocolos, sin garantías de sus derechos ni supervisión internacional. Más de 500 personas continúan detenidas ilegalmente en Nicaragua”, anota la CIDH.

La CIDH urge restablecer los derechos humanos para “recuperar la confianza” de las personas que han salido del país en el contexto de la crisis y la represión gubernamental.

“La continuación de violaciones a los derechos humanos en Nicaragua y el registro de detenciones de personas que vuelven del exilio dificultan la concreción y veracidad de un plan de retorno voluntario. Urge restablecer los derechos humanos en el país para recuperar la confianza”, indicó la CIDH.

La CIDH urge al Estado de Nicaragua a cumplir los acuerdos. “Es imperioso cumplir con los acuerdos”, apunta.

Cabe mencionar que las discusiones de la mesa de negociación del diálogo nacional concluyeron el 3 de abril, por acuerdo mutuo entre las partes, tras un mes y una semana de reuniones.