Cientos repudian los despidos de los médicos que atendieron a los heridos

Médicos son perseguidos y acusados de terrorismo

(EFE).- Cientos de médicos, enfermeros y estudiantes universitarios marcharon hoy por las calles de Managua para repudiar los despidos del personal de salud de hospitales públicos por haber atendido a los heridos en ataques armados en el marco de las protestas contra el Gobierno en Nicaragua.
Los manifestantes, quienes en su mayoría lucían batas médicas y estetoscopios en sus cuellos, gritaban, entre otros, “somos especialistas, no terroristas”, en alusión a la calificación que el Ejecutivo ha dado a los manifestantes antigubernamentales.
Durante la marcha, que partió de un monumento erigido en honor al fallecido tricampeón mundial de boxeo, Alexis Argüello, y culminó en la Rotonda Jean Paul Genie, al sur de Managua, los manifestantes ondearon la bandera de Nicaragua, mientras los conductores tocaban sus bocinas en señal de apoyo.
A los médicos y enfermeros se les sumó un grupo de estudiantes de la denominada Coalición Universitaria, algunos con sus rostros cubiertos por temor a ser identificados por las fuerzas de la Policía Nacional, quienes, según denunciaron, están deteniendo de forma arbitraria a los que se manifiestan contra el Gobierno.
“Estoy aquí por los médicos que han despedido injustamente, porque los médicos no somos trabajadores de un Gobierno, somos trabajadores del Estado y quien nos paga es el Estado”, dijo el doctor Ernesto Narváez.
“El médico es un apóstol de la salud, no tiene bandera, no está ni a la derecha ni a la izquierda y atendemos a cualquiera en situaciones de riesgo”, explicó.

Multitudinaria marcha en respaldo a médicos despedidos. Foto: EFE

Una joven, que prefirió omitir su nombre por seguridad, dijo que están marchando “por la represión que está sufriendo el cuerpo médico y todas las personas que apoyaron a la población”.
Al menos 13 médicos del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello fueron despedidos el fin de semana pasado en Nicaragua por haber atendido a los heridos en ataques armados del Gobierno sobre manifestantes en contra del presidente Daniel Ortega, según denunció el movimiento cívico Articulación Leonesa.
Entre los despedidos hay pediatras, cirujanos y especialistas en ortopedia, anestesiología y oncología del principal hospital del departamento (provincia) de León, 97 kilómetros al noroeste de Managua, según los denunciantes.
La Articulación Leonesa vinculó los despidos con la directora del hospital, Lejarza Vargas, por “ordenar al personal médico del hospital que no atendiera a los protestantes heridos”.
Otros 40 trabajadores del Hospital Regional Santiago, municipio de Jinotepe (suroeste) también fueron despedidos sin justificación.
Acciones como estas han sido reflejadas en un informe oficial por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).