“Daniel Ortega quiere moralizar a su base de simpatizantes”, dicen políticos

  • Foto: Cortesía CONFIDENCIAL

Daniel Ortega estaría buscando cómo moralizar a su base de simpatizantes con la demanda que el Gobierno de Nicaragua presuntamente interpondría contra Estados Unidos por las sanciones de la Ley Nica Act, según comenta a Nicaragua Investiga el analista político Eliseo Núñez.

Núñez considera que Ortega «sabe que no tiene ninguna posibilidad de llevar adelante una demanda en la Corte Internacional de Justicia en esta circunstancia, pero lo hace porque necesita que esa base sandinista, conformada principalmente por nostálgicos, crea que algo se puede contra el aplastamiento que significan para él las sanciones que le está imponiendo Estados Unidos».

La supuesta demanda que el gobierno de Ortega haría ante La Haya se conoció de forma extraoficial durante una conferencia de prensa que brindó el economista y expresidente del Banco Central Mario Arana.

De acuerdo con la histórica exguerrillera sandinista y ahora opositora férrea de Daniel Ortega, tanto las sanciones y la excarcelación de un número considerable de presos políticos efectivamente han desmantelado a las bases del partido.

Ortega «Quiere moralizar a sus bases que están bastante desmanteladas y desmoralizadas porque nada ha funcionado de todo lo que han hecho este año, incluyendo los crímenes, y porque la situación económica es sumamente grave y los está afectando como está afectando a todo el pueblo nicaragüense».

La primera excarcelación de un grupo de presos políticos «tuvo un efecto desmoralizador en el orteguismo y, además, de crisis en relación al liderazgo de Ortega y Rosario Murillo», agrega Dora María Téllez.

La exguerrillera cree que el gobierno está tratando de ejercer presión de manera que la Alianza Cívica pueda pedir la suspensión de sanciones.

Sanciones les molestan a la pareja presidencial

Téllez finaliza diciendo que las sanciones no solo han desmoralizado a la familia presidencial, sino también han trastocado su economía, las cuales fueron afectadas directamente por la presión social.

«Las sanciones han tocado directamente a la cúpula del poder y, por más que ellos digan que eso no les molesta, claro que les molesta. Eso ha significado una bomba en las condiciones del grupo económico de los Ortega Murillo, que han perdido decenas de millones de dólares en esta crisis. Todo el negocio del combustible colapsó, el negocio de la energía eléctrica ha entrado en crisis, todos los negocios vinculados al ámbito financiero también han entrado en crisis. La reforma tributaria y el sistema de seguridad social lo único que lograron fue hacer más crisis en la economía en lugar de presionar a los empresarios para negociar», continúa diciendo Téllez.

Asimismo explica que si Ortega quiere aceptar un adelanto de elecciones, «necesita reagrupar a su base y, para reagruparla, necesita aparecer con un planteamiento duro, un planteamiento de víctima del imperialismo, un planteamiento de estar agredido por los Estados Unidos».