EEUU: “Ortega aterroriza a su propio pueblo”

EEUU llama a la comunidad internacional a presionar la salida de Ortega

La Embajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Haley se pronunció sobre el informe que ese organismo dio a conocer ayer en relación a la crítica situación de violación de los derechos humanos en Nicaragua.

“Este informe destaca lo que venimos diciendo desde hace meses: Ortega está aterrorizando a su propio pueblo. El gobierno nicaragüense debe poner fin a su campaña de violencia e intimidación. Hasta que el pueblo de Nicaragua pueda expresar su voz de manera libre y pacífica, la comunidad internacional debe seguir ejerciendo presión sobre el régimen. De lo contrario, estaremos ante otra Venezuela y se debilitará la seguridad de toda la región,” manifestó la embajadora Haley.

El informe de la ONU destaca el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por parte de la ¨Policía Nacional, la violencia contra las personas que no están de acuerdo con su Gobierno y contra miembros  de la Iglesia católica. Así como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, torturas, violencia sexual en centros de detención y juicios a puertas cerradas, entre otros abusos.

ONU muy preocupada

Zeid Ra’ad al Hussein, Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU pide urgentemente a la comunidad internacional presionar a Ortega para que cese la represión | Foto: ONU oficial

 

La advertencia de la embajadora Haley de que Nicaragua se podría convertir en otra Venezuela en caso de no hacer nada en este momento, es compartida por el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, quien ha dicho a la prensa: “Debe haber un cambio de actitud porque de lo contrario las condiciones con el tiempo se asemejarán a lo que vive Venezuela, con una economía debilitada”.

Zeid expresó con preocupación que debe ejercerse rápidamente presión a nivel regional e internacional sobre el Gobierno deDaniel Ortega, porque las denuncias y declaraciones de la ONU no son suficientes. “Si (se trata de gente que) se prepara para atacar jóvenes estudiantes no van a escuchar o dejarse persuadir por un funcionario de la ONU”, puntualizó.