El repliegue de Murillo, ¿aviso de una masacre?

El acto programado para el 13 de julio podría advertir que en cualquier momento “despejarán” el camino a Masaya y Monimbó

 

La Vicepresidenta de Nicaragua y estratega política del FSLN anunció en su discurso  telefónico ayer en sus medios oficialistas que harán el Repliegue: “Esta semana también está programada el repliegue, puro amor, amor y paz (…) Aquí Nicaragua libre en amor y paz, Aquí Nicaragua libre sin dar o admitir un paso atrás”, dijo Murillo.

Históricamente el repliegue se ha realizado como fecha máxima en la primera semana de julio, por lo que se creía que la actividad “Caminata por la paz” que hizo el gobierno el pasado 7 , era su forma de aceptar la derrota política ante el rechazo de la población de Masaya y Monimbó al FSLN y Daniel Ortega, tras la masacre que inició en abril y que obligó a los pobladores de esa ciudad a amurallarse para protegerse de los ataques de policías y paramilitares. En sus medios el repliegue se anuncia para el viernes 13 de julio.

El anuncio de Murillo no solo sorprendió, sino que generó preocupación, porque da indicios de que una masacre pueda realizarse en cualquier momento con el objetivo de despejar tranques y barricadas a cualquier costo, a como sucedió este fin de semana con el tranque de Jinotepe y Diriamba, que culminó con la muerte de al menos 20 personas y cientos de heridos.

Una de las barricadas de Masaya- Archivo- EFE

“Estamos conscientes que en cualquier momento íbamos a tener un ataque. Con o sin repliegue nosotros de alguna manera siempre tenemos que estar trabajando en cómo defendernos, cómo defender a nuestras familias a nuestros amigos, a nosotros mismos, a cada una de las personas que anda involucrada en esta causa, pero estamos claros que con este anuncio tenemos que prepararnos mejor, nos dice el dirigente de una barricada  ubicada en Monimbó.

Nos asegura que la decisión de no dejar pasar el repliegue se tomó en conjunto, y no tiene nada que ver con el evento histórico en sí, sino más bien con una medida de seguridad. Abrir las puertas a los simpatizantes de Ortega es dejar vulnerable la ciudad y a los que luchan para sacar a Ortega del poder;  “al dejar entrar el repliegue van a entrar casa por casa a buscar a los chavalos, a buscarnos a nosotros, entonces no lo podemos permitir, eso ya está sucediendo en todas las partes del país, en todos los puntos, Matagalpa, Tipitapa, Ticuantepe, ya están entrando a las casas, entonces si permitimos el repliegue van a entrar a las casas de Monimbó y eso no va a suceder y vamos a dar la batalla hasta donde más podamos”, nos dijo.

Finalmente responsabilizó al gobierno de Ortega de lo que pueda suceder en Masaya estos días: “Responsabilizamos al gobierno por cada uno de los muertos, heridos, torturas que hemos sufrido como pueblo desde el 18 de abril y es total responsabilidad del gobierno lo que suceda en Masaya, no solo en Masaya, en Monimbó, todo Masaya. Tenemos el apoyo de todo Nicaragua”, sentenció.

La misma advertencia hace Marcos Carmona, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos. “el gobierno está para proteger y dar seguridad a su pueblo y cualquier derramamiento de sangre es única su responsabilidad”, dijo a Nicaragua Investiga.

Carmona hizo un llamado al gobierno a reconsiderar su posición: “Realizar este tipo de actividades en zonas de conflicto, es un riesgo para las personas que están en protesta y también para sus partidarios”, concluyó.

Población entre la alarma y la indignación

Los pobladores de Masaya y Monimbó están alarmados por lo que pueda pasar estos días, pero también indignados “Aquí la gente no quiere a Ortega”, nos dice una habitante de la ciudad que muestra mucho asombro por la insistencia de Rosario Murillo de llegar a la ciudad a pesar de las consecuencias que esto podría provocar. “Hay gente que dice que si va a morir por impedir que Ortega entre, lo va a hacer” nos contó con indignación esta habitante de la llamada ciudad rebelde.

Foto principal: EFE