Los periodistas oficialistas que se rebelaron contra Daniel Ortega

Dino Andino, reconocido periodista de la televisión nicaragüense, renunció a Canal 2 un día después de que el Gobierno de Daniel Ortega reprimiera las protestas iniciadas por jóvenes universitarios en 2018. Aquella tarde del 18 de abril, hubo múltiples agresiones contra periodistas, activistas y manifestantes por parte de la Juventud Sandinista y los motorizados, conocidos en Nicaragua como «turbas».

El periodista de gran trayectoria oficializó su renuncia por medio de una carta que le entregó al jefe de prensa de TV Noticias —noticiero que conducía en edición estelar—, quien le recordó que debía estar claro de que, si no estaba con ellos, estaba contra ellos.

—Entiendo, entonces, que me estás amenazando —preguntó Andino.

—Yo creo que vos entendés bien qué significa eso.

Sé que me estás amenazando y vos, que has dicho que sos cristiano, vas a responder ante el tribunal de Dios —le respondió.

***

Dos meses después de la conmoción de Dino Andino, una familia calcinada en el Barrio Carlos Marx, en Managua, hizo que Carlos Mikel se cuestionara su papel de coordinador periodístico en El 19 digital, el portal de noticias del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el que laboró durante nueve años y medio. «Eso va en contra de mis principios y, cuando fui testigo, de esa masacre, de esos asesinatos, yo sentía que estaba perdiendo gran parte de mi propia humanidad», confesó a la vez que atribuye la responsabilidad del crimen a grupos paramilitares afines al Gobierno y policías vistos por amigos y familiares que viven en la zona donde ocurrió el incendio.

Al renunciar, algunos amigos le enviaron capturas de pantalla de los insultos y amenazas de quienes una vez fueron sus compañeros de trabajo. Por temor a represalias, viajó a Costa Rica para resguardar su vida.

***

Ambos periodistas vivieron la persecución y el acoso de fanáticos orteguistas. En entrevista para Nicaragua Investiga, Andino explica que, al tercer día de su renuncia, una camioneta Toyota Hilux con vidrios oscuros se apostó frente a su casa. Sus vecinos estaban nerviosos. Creían que algo malo le iba a suceder. Posteriormente, recibió la advertencia de la directora del colegio al que asistían sus hijos. Ella les pidió que no los siguieran llevando a clases porque, si (simpatizantes sandinistas) llegaban por sus hijos, los entregaría para proteger a los demás alumnos. La advertencia de la directora alteró, principalmente, a su esposa.

«Vamos a defender la paz»

Su negativa a salir del país por lo mucho que disfrutaba vivir en Nicaragua casi le costó su matrimonio. Fue el «vamos a defender la paz» del presidente Daniel Ortega —frase pronunciada en un discurso del 30 de mayo, día que asesinaron a 18 personas en la «Madre de todas las marchas»— que motivó a Andino a refugiarse en Costa Rica. Él sabía que eso significaba «vamos a empezar a matar a quien sea». Ese día, le expresó a su esposa: «Ahora sí vamos a considerar salir (del país)». Inmediatamente, empezaron a renovar las visas y los pasaportes. Tenía que proteger a su familia, especialmente, a sus hijos menores. El 04 de junio, iniciaron la travesía. Abordaron su carro, dejaron todos los bienes en su vivienda y se alojaron en una casa cercana al aeropuerto. En la madrugada del 05 de junio, se fueron del país.

El acoso los persiguió al pasar la frontera

En Costa Rica, al llegar a Migración para solicitar refugio, una persona los fotografió y publicó las imágenes en las redes sociales, especificando que él había huido de Nicaragua «como las ratas». Continuaban siendo asediados y perseguidos por redes sociales y por vía telefónica.

El informe Nicaragua: un año de crisis sociopolítica publicado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro detalla las agresiones al ejercicio periodístico en cifras.

Dino Andino y Carlos Mikel son parte de los 68 periodistas exiliados —dato proporcionado en el informe Nicaragua: un año de crisis sociopolítica, publicado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro—. Este texto, también, informa sobre el encarcelamiento de dos periodistas (Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau, director y jefa de prensa de 100% Noticias, respectivamente), el asesinato de Ángel Gahona, la confiscación de varios medios de comunicación y la retención de materiales e insumos a La Prensa y El Nuevo Diario.

Según el documento, las violaciones a la libertad de prensa se han manifestado en tres etapas: en la primera, hubo agresiones y ataques directos a periodistas; en la segunda, intimidación, ataque y persecución a periodistas; y la tercera consistió en el cierre y confiscación de medios de comunicación.

Organismos, como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y Reporteros Sin Fronteras, han condenado el bloqueo del Gobierno a los insumos de papel y las continuas agresiones físicas y verbales contra periodistas.

Le interesa: La SIP culpa al “régimen” de Nicaragua de la violencia contra la prensa e instituciones

El presidente de la SIP, Gustavo Mohme, director del diario peruano La República, reiteró el llamado de la organización al «cese inmediato de la violencia y la represión, así como a garantizar plenamente el derecho a las libertades de expresión y de reunión de los nicaragüenses».

La trama de El 19 Digital

Mikel responsabiliza al Gobierno de Ortega por los crímenes perpetrados en Nicaragua. «Es más, (periodistas oficialistas) saben que quien comete esos crímenes es el Gobierno. No hay nadie más. No hay ninguna derecha. No hay ningún intento de golpe de Estado; sin embargo, hay gente que se hace de la vista gorda», afirmó el director del medio SpotlighNic, un blog de noticias y opiniones, cuyo nombre podría estar influenciado por la película Spotlight, basada en una redacción que destapó una ola de curas pederastas de Boston, Estados Unidos. Mikel se ha dedicado a mostrar las tácticas de los medios oficialistas para incriminar manifestantes.

«En una ocasión, yo detecté que, en uno de los saqueos, llegamos antes». Llamó a una de sus colegas para decirle que no había nada. Ella confirmó que no había ocurrido nada y le dijo que tenía miedo. Mikel recomendó buscar la unidad móvil del Canal 4. Ella se movió. A los diez o quince minutos, se dio un saqueo en el punto donde se encontraba su colega. Los saqueos fueron atribuidos por la Policía y medios de comunicación orteguistas a los manifestantes.

Periodismo desde el exilio

Por la información que Mikel manejaba, su renuncia se tradujo en la persecución y el acoso que lo forzaron a salir del país e idear alternativas para ejercer su profesión desde el exilio. Mikel fundó Spotlight y Andino es director del proyecto Nicaragua Actual, en el que participan los periodistas televisivos Leticia Gaitán, Yelsin Espinoza, Gerall Chávez, Héctor Rosales —todos exiliados— y David Quintana, corresponsal en Nicaragua.

Empezamos con «el amor y el deseo de poder informar a todo el mundo de las atrocidades que estaban sucediendo con nuestros hermanos nicaragüenses», aseveró Andino.

Su ausencia física de Nicaragua no les impide el ejercicio de la profesión, puesto que se apoyan de herramientas digitales, como Skype y WhatsApp, para establecer enlaces con las fuentes que requieren para sus trabajos periodísticos. De igual manera, obtienen información de su corresponsal David Quintana, quien cambió de residencia por el constante asedio policial, que incrementó luego de cubrir protestas ciudadanas.

A un año de haber iniciado, acumulan 25 mil seguidores en Facebook. Algunos de ellos han aportado dinero al proyecto, entre ellos, SOS California, que donó cámaras web para realizar transmisiones.

Mientras tanto, Carlos Mikel asegura que, pese a no tener un salario de $1200 —como cuando trabajaba en El 19 Digital— y ganar menos, siente la tranquilidad de luchar contra las injusticias.

Recientemente, el Gobierno de Nicaragua divulgó el «Programa sobre el Retorno Voluntario Asistido», cuyo objetivo es promover el regreso de  miles de personas que se fueron al exilio, desde abril de 2018, huyendo del desempleo y la persecución política.

¿Cómo yo voy a creer en el Gobierno de Nicaragua si persigue a un periodista nuestro, si tiene presos a Lucía Pineda y a Miguel Mora, si asesinó a Ángel Gahona?, contesta con vehemencia Dino Andino cuando le preguntamos si volverá a ejercer su oficio en este país.