La Costa Caribe también sufre represión y violencia

¡Y no se bailó el Tulululu!

El barrio Cotton Tree y su resistencia.

 

Escrito por Ileana Lacayo Ortíz

 

Cotton Tree o barrio Punta Fría, fue el primer caserío de la ciudad caribeña de Bluefields. Durante el transcurso del siglo XV al XVIII concentraba el poder político y administrativo de la ciudad, se ubicaba el Palacio del Rey de la Mosquitia, el Cuartel o Comando, Consulado Británico en Nicaragua, la primera calle trazada de la ciudad (Queen Street), bibliotecas, clubes sociales, comisariatos, centros de capacitación, entre otros.

En mayo, durante los últimos 150 años, se ha celebrado en Bluefields las fiestas del May Pole (Palo de Mayo), una mezcla de subjetividad (rito a la diosa Mayaya- fertilidad) y ganas-arte de bailar y cantar de sus habitantes. Antes era considerada una celebración comunitaria, que se organizaba con aportes de los vecinos, los músicos caseros y los bailarines expertos de los barrios.

Cotton Tree es además la cuna del May Pole, los principales exponentes de este genero musical nacieron y vivieron en este barrio, como por ejemplo Tantoo (Silvestre Hodgson) y Mango Ghost (José Sinclair) y la profesora de danza caribeña, Miss Lizzie Nelson.

Durante los años 80´s se institucionalizó un festival cultural llamado “Mayo Ya”. Esta nueva forma de celebrar el May Pole, instauró la celebración con subsidio del gobierno. Desde esa época, cada año las fiestas lucen de buena o mala calidad, dependiendo del presupuesto que el Instituto de Turismo y la Alcaldía de Bluefields le da a cada barrio. Con ese dinero compran telas, calzados y otras cosas que necesitan para la organización.

Este año 2018 la alcaldía gasto 400 mil córdobas ($13 mil dólares), mientras el INTUR aportó casi un millón de córdobas ($32 mil dólares) en la promoción de la fiesta de mayo en Bluefields, Managua y otras zonas del país. Según las mismas declaraciones del alcalde Gustavo Castro Jo – vecino del Cotton Tree – este año la inversión fue mayor que años pasados.

Las celebraciones más emblemáticas son la elección de la reina de mayo, el carnaval y el cierre con el Tulululu (las tres en la última semana de mayo). A pesar de la resistencia cibernética en las redes sociales y las críticas hacia el pueblo de Bluefields por estar celebrando mientras el país está de luto, las primeras dos actividades se desarrollaron casi con normalidad.

¡Y no se bailó el Tulululu!

El 31 de mayo, llueve o truene, los bluefileños junto con cientos de turistas bailan el Tulululu; esta celebración integra a todos en el baile-desfile que se desarrolla a lo largo de la calle entre Cotton Tree y Old Bank. Requiere la participación de todos y todas, las personas van pasando debajo de un arco hecho por los brazos de los participantes. Cuando una pareja pasa, se coloca adelante para continuar el arco que avanza al ritmo de la música.

Este arco simboliza la unión, la alianza entre los barrios y el agradecer a la Diosa Mayaya por las primeras lluvias y la fertilidad; históricamente el desfile y mares de personas salen del barrio Old Bank, recorren Beholden, Pointeen y concluye en Cotton Tree (conocidos como los barrios negros de Bluefields).

Este año la alianza se rompió, los vecinos de Cotton Tree decidieron no celebrarlo por primera vez, después de más de un siglo de hacerlo; rompieron el arco de la unidad y se plantaron ante la tarima que la alcaldía instaló en la calle principal de este barrio.

“Desde las 8 de la mañana del 31 de mayo nosotros dimos un comunicado a la población y dijimos que aquí no se iba a celebrar nada, estamos de luto con tantos jóvenes y personas asesinadas por el gobierno; pero además tienen preso a dos de nuestros muchachos Brandon y Glen…” nos dice Flora Susana Allen, habitante de Cotton Tree.

Asesinaron a Ángel Gahona, periodista del noticiero televisivo El Meridiano.

Ángel Gahona

En Nicaragua el gobierno, la policía y turbas armadas han asesinado a más de 212 personas. En Bluefields el pasado 21 de abril asesinaron al periodista Ángel Eduardo Gahona López, cuando transmitía por Facebook Live en su noticiero “El Meridiano”. Él junto con otras periodistas, daban cobertura a las protestas protagonizadas por jóvenes que pretendía derivar un rótulo de Daniel y Rosario Murillo ubicado en una esquina de Bluefields; toda la jefatura policial salió a poner su cuerpo frente al rótulo, por ejemplo la segunda jefa de la Policía en la Región, Comisionada Mayda Quiróz, provocaba a los manifestantes poniéndose frente al rótulo y con sus manos haciendo la señal del dos (casilla histórica en las boletas electorales para identificar al FSLN), luego los antimotines atacaron al grupo de jóvenes con disparos.

Ángel y las periodistas se colocaron atrás de policías y antimotines para protegerse; y fue confiado de que estaba seguro. Le dispararon y cayó. Todo, los videos, los testimonios confirman que alrededor de Ángel solo había policías y antimotines; los que tenían armas de fuego a 100 mts del periodista, eran uniformados, los únicos que se vieron disparar armas durante todo el enfrentamiento fue a la policía y sus fuerzas especiales.

 

Brandon y Glen dos jóvenes de Cotton Tree

Protestas en la Costa Caribe

Desde el 19 de abril, a pesar de tantas muertes, la Policía y Fiscalía solo ha formulado una única acusación y ha sido contra Brando Lovo Tayler (19 años) y Glen Abrahan Slate (21 años), ambos habitantes de Cotton Tree; los acusan de ser los autores materiales del asesinato del periodista Ángel Eduardo Gahona López y otros delitos conexos.

Después de 13 días del asesinato, y por presión de la población y el gremio de periodistas, la Fiscalía acciona y la policía capturan como chivos expiatorios a los dos jóvenes afrodescendientes. Esa misma noche los detienen y en menos de 24 horas los trasladan a Managua, sin que sus familias puedan tener contacto con ellos hasta la fecha.

Los vecinos de estos jóvenes, no se quedaron quietos, han organizado dos marchas internas, han recolectado fondos para ayudar a las madres de Brandon y Glen a movilizarse hacia Managua, están pendientes de su defensa; han coordinado con grupos de autoconvocados para hacer plantones en la fiscalía y no han parado de hablar en sus casas, calles y redes sociales de la situación que se vive en el país.

Cotton Tree se pinta de azul y blanco

Protesta en Costa Caribe

Durante las más de 8 movilizaciones públicas del pueblo costeño autoconvocado en Bluefields, se ha visto ondeante la bandera de la autonomía, con sus colores blanco, azul, verde y rojo. La lucha popular incluye para el pueblo costeño, reivindicar la autonomía regional secuestrada por el gobierno y los partidos políticos.

Las primeras pintas de azul y blanco fueron hechas por un grupo de jóvenes en el parque de la ciudad, junto al grito: ¡que se rinda tu madre!; las segundas fueron durante una marcha, se cubrió de colores patrios una parte del obelisco (un símbolo de referencia local construido en tiempos de la revolución liberal); la tercera, fue el 30 de mayo en Cotton Tree, un grupo de Jóvenes, mujeres liderados por Daniel Hodgson Clark y Allan Hodgson, pintaron andenes y una gran bandera nacional en una de las calles principales del barrio, en la misma donde estaba proyectado celebrar el Tulululu.

“Nosotros decidimos pintar los andenes, queríamos pintar todo el barrio, pero la pintura que nos donaron no nos alcanzo para más, pero ese día por estar haciendo esto, tuvimos amenazas de personas fanáticas del Orteguismo y de la Policía en querer detenernos, luego de pintar nos fuimos a la marcha”, dice un chavalo creole de unos 17 años, que prefiere que guardemos su identidad.

“El hacer una acción patriótica de pintar con los colores de la bandera nacional es para el gobierno, la policía y algunos fanáticos, un delito. Ese día hubo amenazas y empezamos a dialogar en el barrio de no permitir celebrar el Tulululu, así que emitimos un comunicado en algunos medios de comunicación y nos organizamos para resistir y no dejar que se hiciera la celebración en el barrio”, comenta Allan Hodgson, un vecino de Cotton Tree que trabaja en Estados Unidos para mantener a su familia.

A las 2 de la tarde del 31 de mayo la alcaldía instaló la tarima en una esquina del barrio, a las 5 pm ya estaba un equipo de sonido transmitiendo música. Poco a poco los vecinos se reunieron y se mantenían firmes en que en Cotton Tree esa noche no se bailaría el Tulululu.

A las ocho, la música se cortó, el concierto se canceló, ya que la población convenció a Zabu “Katy Man” (artista local) para que no cantara; a las ocho y quince de la noche un vehículo se llevó el sonido y en otro la tarima, los organizadores (alcaldía) improvisaron y los instalaron en la esquina del mercado municipal, en el barrio Central de Bluefields.

La noticia se regó como pólvora por toda la ciudad, en las calles había más policías que ciudadanos, desde Old Bank se forzó arrancar con el desfile, todo salió mal. Los mares de gente bailantes y haciendo los arcos no fueron posibles este año.

Y así resiste Cotton Tree

Protestas en Costa Caribe

El término resistencia civil, son utilizados para describir acciones políticas que se basan en el uso de métodos no-violentos por parte de grupos de civiles para desafiar a un poder, una fuerza, una política o un régimen en particular. La resistencia civil opera mediante el llamado y desafío al adversario, mediante la presión y la coerción no-violenta (presión psicológica y simbólica).

La forma de resistir y protestar de Cotton Tree fue ésta, la de no bailar el Tulululu, y así se rompió el arco, y así se protestó contra la Dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en este barrio de Bluefields, cuna de la cultura afrodescendiente del Caribe Nicaragüense.

FOTOS: CORTESÍA