Orteguistas saquean y profanan templos en Carazo y ahora lideran las festividades religiosas

El orteguismo se toma la celebraciones religiosas en el departamento de Carazo

Descontento, desagrado y una ola de comentarios en redes sociales se han desatado entre los fieles católicos tras el aviso de la celebración religiosa en honor a San Sebastián, patrono de los diriambinos.

El sacerdote César Castillo, represente de la Basílica, anunció en una misa, que dicha actividad se vería reflejada mas la religiosidad que en las fiestas, sin embargo la alcaldía de la ciudad informó sobre dichas festividades que iniciará con la coronación de la reina y una fiesta danzante en calle cerrada este fin de semana.

Dicha actividad ha provocado que varios de los promesantes que tienen a cargo bailes tradicionales desistan de acompañar a la venerada imagen el próximo 19 de enero en el tradicional tope. Según los fieles la actividad lleva un orden político y no religioso, empezando con que el mayordomo de las fiestas es el señor Pedro Blandón Moreno familiar del Secretario General y alcalde de facto de Managua, Fidel Moreno.

“No es posible que las fiestas estén lideradas por la alcaldía cuando fueron ellos quienes organizaron el ataque, saqueo y profanación del templo, los diriambinos no estamos de acuerdo con la celebración porque todavía seguimos asediados y dolidos por todos nuestros jóvenes muertos a mano de paramilitares y policías”, dijo una ciudadana que evitó pronunciar su nombre por motivos de seguridad.

Cabe destacar que las fiestas en honor a San Sebastián son una de las mas importantes del país, donde cada año es notoria la presencia de turistas extranjeros, sin embargo los diriambinos esperaban que la iglesia católica suspendiera la actividad a como lo han realizado en todos los municipios del país.

Iglesia fue profanada
El nueve de julio del año pasado, fue un día que quedó marcado en la mente de los caraceños, Nicaragua entera vio como dos de las iglesias mas importantes del país eran profanadas y saqueadas por simpatizantes del gobierno acuerpados por paramilitares.

La Basílica menor de San Sebastián, los obispos de la Conferencia Episcopal fueron golpeados e insultados por un grupo de orteguistas quiénes ingresaron al templo donde los autoconvocados habían instalado un puesto médico.

Dentro del grupo de manifestantes se observó a trabajadores de la alcaldía municipal, maestros y CPC de barrios aledaños, quiénes fueron acompañados por paramilitares y miembros de la juventud sandinista.

“Pienso que es una burla lo que le están haciendo al pueblo que es católico de verdad, después que les pegaron a los sacerdotes ahora vienen a celebrar las fiestas de San Sebastián, yo pienso que aquí no hay nada que celebrar y que las fiestas debieron ser suspendidas por la Iglesia”, alegó don Mario un fiel devoto de la imagen.

Al igual que don Mario muchos promesantes no asistirán al tan esperado tope de santos entre San Marcos y Santiago Apóstol, el cuál fue anunciado en el programa de la alcaldía para el 19 de enero a las doce y media del medio día en la ciudad de Dolores Carazo, según ellos porque no hay seguridad en las calles y temen que simpatizantes del gobierno estén tramando una trampa para inculpar a los autoconvocados.

Movimiento 19 de abril Carazo se pronuncia
Tras la publicación de dichas festividades representantes del Movimiento 19 de abril Carazo, quiénes se encuentran exiliados en Costa Rica, se pronunciaron en su página de Facebook.

” El pueblo de Diriamba tiene que recordar la masacre del ocho de julio y la profanación de la iglesia el nueve de julio, no hay nada que celebrar, no participen de esa actividad liderada por representantes municipales que perpetraron las muertes de nuestros hermanos”, reza uno de los comunicados.

Sin embargo otros fieles se han creado varias hipótesis del por qué no se suspendieron las fiestas, una de ellas es la posible amenaza hacia la iglesia y sus representantes de ingresar al templo una vez más y sacar a la verdadera imágen.

Pese a los señalamientos de la población el sacerdote César Castillo aduce que las festividades se realizarán a petición de muchos devotos de San Sebastián, quiénes quieren pagar sus promesas, pero lo único que pide es que no hayan fiestas populares en las enramadas del mayordomo y la patrona.

El padre Edwin Román de la iglesia católica, rodeado de paramilitares. Cortesía/NI

Dicha petición no fue tomada en cuenta ya que el mayordomo y patrona están anunciando ocho días de fiestas populares en la tarima central ubicada a diez metros de la basílica.

Parroquia Santiago también sufrió
Luego de las amenazas de muertes directas de parte de simpatizantes orteguista al sacerdote Juan de Dios García, quién estuvo a cargo de la parroquia Santiago en Jinotepe Carazo, el cardenal Leopoldo Brenes ordenó su salida de dicho templo.

El mismo 9 de julio casi a la misma hora que fue saqueada la Basílica de San Sebastián en Diriamba, otro grupo de paramilitares saquearon la parroquia Santiago.

Orteguistas han profanado iglesias en Carazo. Cortesía/NI

Del interior del templo sacaron víveres y medicinas que habían sido donadas por los jinotepinos para que se lograra improvisar un puesto médico que sirviera para ayudar a los jóvenes heridos cada vez que eran atacados por la policía y paramilitares.

Además de los víveres, fueron destruidas varias bancas, tres imágenes fueron quebradas en su totalidad dentro del templo y tanto el sacerdote como el sacristán fueron agredidos verbal y físicamente.

Según el padre Eliseo, actual párroco de Jinotepe, el asedio ha disminuido y la feligresía visita el templo aún con temor. El sacerdote agradece el respaldo de la población.

Lo cierto es que los dos templos mas importantes del departamento de Carazo, fueron profanados por simpatizantes del gobierno quiénes ahora son los que lideran las festividades religiosas en el país.