Piden la cabeza de Lumberto Campbell, presidente del repudiado CSE

Unidad Nacional Azul y Blanco exigió hoy a la dictadura la destitución del jefe del poder electoral

La Unidad Nacional Azul y Blanco exigió este martes la destitución inmediata del titular del Poder Electoral de Nicaragua, Lumberto Campbell, por su participación en actos de represión ordenados por el dictador Daniel Ortega y su mujer, la también repudiada Rosario Murillo.

De acuerdo a la información filtrada, en la represión de los primeros días de la crisis estuvo involucrado Campbell.

“Exigimos la destitución inmediata del magistrado Lumberto Campbell, quien ha demostrado ser adoctrinado, dependiente y fiel al régimen Ortega Murillo, cualidades inaceptables en el presidente de un poder del Estado” dice el comunicado de la Unidad Nacional.

Un testimonio de la exfuncionaria del Banco Central de Nicaragua (BCN) Ligia Gómez, dado a conocer a la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de Estados Unidos salió a luz pública el lunes. En el testimonio relata que Campbell se aseguró de cumplir con la orden de Murillo, de responder “con todo” a las protestas contra el régimen.

Gómez asistía a las reuniones de su partido y ahí pudo ver la verdadera cara del Frente Sandinista.

“En un reunión ya estaba Lumberto Cambpell y mostraron un video donde decían que todo lo que estábamos viendo era montaje que eso no existía, que le dijéramos a nuestras familias y a los trabajadores que no vieran más que los canales oficiales, que todo lo que estábamos viendo era puro teatro y Lumberto Campbell que era el que nos pidió eso, dijo que hasta a su esposa él le pidió que dejara de ver eso porque lo tenía loco con las preguntas que le hacía” relató Gómez.

Según la Unidad Nacional, “la presencia de este tipo de funcionarios con tendencias partidista y represoras en el Consejo Supremo Electoral (CSE) es un indicativo del carácter ilegítimo y espurio de las elecciones regionales de la Costa Caribe, del 3 de marzo del año 2019”

La orden de los jefes dictatoriales, ha dejado más de 500 muertos, más de 25.000 exiliados, 602 presos políticos, y al menos 4.000 heridos, según organizaciones humanitarias.

La crisis que vive Nicaragua es la más grave desde los años 80 cuando Ortega era el dictador de turno.

Fotografía: Lumberto Campbell, presidente del repudiado CSE, al lado del anterior titular Roberto Rivas. La Prensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.