Pío Arellano, incriminado por “El Víper” en financiar “terrorismo” niega todo

“Viper me incrimina para rellenar la historia que la Policía le dio”, dice

 

Pío Humberto Arellano Molina, fue acusado hace un par de días por Cristhian Mendoza, conocido como “El Víper” de supuestamente financiar bandas delincuenciales para crear caos en el país. Un nuevo giro a las cambiantes declaraciones del controversial personaje, testigo clave de la Policía Nacional que lo acusa de ser el líder de la supuesta banda que según ellos, tenía su centro de operaciones en UPOLI.

“Víper” además de insistir en que Félix Maradiaga, activista de derechos humanos y Director de IEEPP, es el dirigente principal del “terrorismo”, también involucró en el caso a otras personas, entre quienes se encuentran Hugo Torres y Moisés Hassan, ex combatientes sandinistas y disidentes de ese partido, además de Luciano García, Presidente de Hagamos Democracia.

“Soy un ciudadano más que por ser humanista, decidí ayudar a los estudiantes consiguiendo comida e insumos médicos”, dice Arellano, al mismo tiempo que rechaza los señalamientos en su contra, y aclara que jamás, hasta el mes de abril de este año había visto, ni sabido nada de Félix Maradiaga.

Nos cuenta que unos días antes del día 18 de abril en que iniciaron las protestas, él regresó de El Salvador a Nicaragua, donde residía desde hace algún tiempo, venía a celebrar su cumpleaños con familiares y amigos. Cuando vio en televisión y redes sociales cómo la policía disparaba contra los estudiantes que protestaban en contra de las reformas al INSS, dice que se llenó de indignación y sintió que debía ayudar de alguna forma.

¿Cómo se involucró en las protestas?

“El 20 de abril llegué a la Catedral de Managua con las ganas de apoyar a los jóvenes llevando víveres y medicinas, pidieron el favor de hacer una cadena para poder hacerles llegar alimentos y demás. por la parte de atrás de la UNI a todos los estudiantes que estaban atrincherados y en ese momento, llegaron fuerzas de la Policía Nacional disparando con balas de goma a los que estábamos ahí, quedé atrapado en el fuego cruzado dentro de la UNI (…) la Policía Nacional ingresó junto con la Juventud Sandinista disparando con armas de fuego, vi como le apuntaban y disparaban  a mujeres que estaban en el portón lateral de la Catedral. La gente comenzó a correr para evitar ser heridas y a mí me alcanzó un mortero hiriéndome las piernas. Logramos entrar a Catedral y decidí realizar un en vivo para pedir auxilio, ya que en esos momentos estábamos prácticamente secuestrados dentro de la catedral. Amigos y familiares se pronunciaron y nos dijeron que no saliéramos, porque había francotiradores en el Estadio Nacional y muchos policías se estaban llevando a las personas que habían quedado afuera”.

Arellano dice que luego de la media noche cuando las cosas se calmaron un poco, logró salir con otras personas, pero al día siguiente regresó para prestar ayuda. A través de una transmisión por Facebook Live, pidió insumos médicos, que era lo que necesitaban todos los heridos y así encabezó la jornada de recolección de donativos de víveres y medicinas para los que se encontraban en el lugar. Esa misma tarde una doctora llegó a pedir ayuda porque estaban atacando la UPOLI y él se ofreció a apoyar.

“Esa misma noche la UPOLI fue atacada y nuevamente hice un en vivo en el cual mostraba a los 4 heridos de bala que ingresaron de emergencia. La ayuda llegó en menos de 15 minutos y se lograron salvar 2 de las 4 personas heridas, en esos instantes estudiantes capturaron a Henry Dagoberto Meynard Avilés, número de Cédula 001-040986-0061J, portando un arma Glock numero de serie HPL810, la cual fue desmontada al momento de la detención y esta persona fue puesta en libertad a la mañana siguiente y yo personalmente le entregué el arma al doctor Tercero, Jefe de la brigada médica, antes de retirarme de la UPOLI”

Los medios oficialistas circularon un vídeo que lo muestra a él en el portón de la UPOLI sacando un arma. A Su lado está Félix Maradiaga. Asegura que aprovechó que Maradiaga llegó a la universidad a ofrecer ayuda a los heridos para denunciar que llevaron esa arma “Ahí quitaron el audio, pero en el video original que yo tengo digo claramente que con esa arma entraron a matar a los chavalos”, nos dice.

¿Conocías a Félix Maradiaga, tenías relación con él?

“Quiero dejar claro que yo al señor Félix Maradiaga no lo conocía hasta el 22 de abril que él llegó, a como muchas otras personas a brindar su camioneta para trasladar a los heridos, no soy terrorista y mucho menos golpista, soy un nicaragüense más. El arma se entregó a la Iglesia en un vídeo en vivo por Facebook”.

Arma que Pío Arellano asegura que estudiantes le decomisaron a un hombre que ingresó a UPOLI a atentar contra estudiantes. Éllos la entregaron a la Iglesia

¿Conociste a Víper?

Si. El día que regresé a la UPOLI me lo presentaron y me dijo que ya había escuchado de mí y de la ayuda que había prestado

¿Y qué tan cierto es que él era “el jefe” y que había armas en la UPOLI?

Viper era uno de los 5 coordinadores que había en la UPOLI. Él se tomó atribuciones que no debía y se hizo ver como el jefe, pero no posee ninguna información de valor, todo lo que dice son puras mentiras y calumnias. Si comparas los videos donde él ha hecho declaraciones ni siquiera los tiempos coinciden.

¿Por qué Viper sale de la UPOLI?

Porque se pensó que alguien estaba vendiendo información de los estudiantes, y que era él.

¿Y por qué crees que ahora te está incriminando ?

Para rellenar la historia que la Policía le dio

Cristian Mendoza, alías “Víper”, acusa a Arellano de financiar “terrorismo” Foto: END

¿Hasta qué momento estuviste en UPOLI?

Hasta el día 16 de mayo que fui emboscado por una Hilux, mientras salía a darle pase a unas personas que llevaban donaciones a la universidad y me rociaron con ácido sulfúrico y muriático teniendo quemaduras en el 60% de mi cuerpo. Gracias a los estudiantes de la UPOLI fue que evitaron me secuestraran. Fui trasladado a un hospital capitalino, donde al día siguiente llegó la Policía Nacional a buscarme con nombre y apellido y mi mamá estaba siendo acosada con llamadas a su teléfono personal. Esa misma mañana firmé un abandono voluntario y regresé a la UPOLI donde me hicieron curaciones y pasé la noche con analgésicos. El 25 de mayo fui trasladado a otro hospital capitalino donde me sometieron a múltiples cirugías.

Arellano en el hospital. Tuvo quemaduras de segundo grado en el 60% de su cuerpo y aún se recupera

¿Ya ha sido notificado por la policía de las acusaciones, tiene abogado?

“No he recibido ninguna notificación formal de la Policía Nacional. Pido que organismos internacionales hagan una investigación acerca de lo que está pasando, tengo una medida cautelar de parte del CIDH. Me la dieron el 17 de mayo”.

Nos cuenta que por el momento se encuentra en una casa de seguridad y espera que pronto puedan esclarecerse los hechos para limpiar su nombre de denuncias que según él, solo pretenden justificar las acciones incorrectas de la policía al disparar contra estudiantes y manifestantes.

 

Comentarios cerrados.