Policía de Nicaragua busca nuevos oficiales prometiendo “beneficios”

Ofrecen beneficios para convencer a jóvenes de inscribirse a las filas policiales

La Policía Nacional de Nicaragua inició una campaña en los medios oficialistas para llamar a jóvenes a integrarse a las filas de esa institución.

“Si tenés entre 18 y 30 años y ya aprobaste la primaria, no tenés antecedentes penales, buscás una opción de vida para vos y tu comunidad, íntegrate a la Policía Nacional”, dice parte del spot publicitario que circulan en redes sociales y que transmiten regularmente en la programación de los canales 2, 4, 6, 8 y 13.

El vídeo informa que los cursos iniciarán en septiembre 2018 y llama a acudir a las delegaciones policiales departamentales para la inscripción y en Managua, al Complejo Policial Faustino Ruiz, mejor conocido como Plaza El Sol.

“Enamoran” con beneficios

El anuncio informa sobre varios beneficios para los que ingresen a las filas policiales entre ellos mencionan: préstamos, bonos escolares, atención médica, lentes, ayuda asistencial, zapatos ortopédicos y becas.

La institución pasa por uno de sus peores momentos, porque el descrédito ha afectado potencialmente su imagen, no solo por la represión brutal ejercida por los agentes, sino porque además los oficiales han sido obligados a bailar en vídeos para redes sociales en respaldo a Ortega, lo cual va en contra del profesionalismo institucional y es algo que nunca se había visto en la historia de la Policía ni en Nicaragua ni en ningún país del mundo.

Ver el spot: Aquí

¿Desertores debilitan institución?

Fátima Vivas, junto al féretro de su hijo, el Oficial Faber López Vivas | Foto: END

Antes de las masacres de abril, la Policía tenía 13 mil oficiales enlistados a nivel nacional, sin embargo se sabe que muchos han desertado o pedido baja, aunque el dato exacto no se conoce, porque las autoridades no revelan esa información para no mostrar el nivel de erosión que representó el conflicto en la institución.

El 21 de julio pasado dos inspectores de la Policía renunciaron ante la CPDH, después de 13 años de servir a la institución del orden público. Se trató de los ex oficiales Maycol Alejandro Delgado Vargas y Juan José Blandón Gómez, cuyos implementos (Uniformes, armas de reglamento, insignias) fueron entregados al organismo de derechos humanos antes de huir por temor a represalias.

Ese mismo día la CPDH informó que al menos 60 oficiales más habían tomado la misma decisión junto a 200 agentes de las fuerzas antimotines, la fuerza  más utilizada por la Policía Nacional al inicio de las protestas, antes de sacar a los paramilitares.

Reprimir o morir

La Policía Nacional opera hoy encapuchada y portando armamento militar | Foto: EFE

Días antes, el 10 de julio, la señora Fátima Vivas, madre del oficial Faber López Vivas, acusó a la misma policía por la muerte de su hijo.

“Yo pedí mi baja, pero me dijeron que si yo me iba de la Policía me matan a toda mi familia y prefiero morir yo, y no que muera toda mi familia”, aseguró la madre que le dijo su hijo días antes de su muerte.

La Policía acusa a los manifestantes antigubernamentales de la muerte del agente.

Según las denuncias recibidas por la CPDH, muchos policías han tenido que huir de sus casas y vivir en la clandestinidad para evitar represalias.

Hace unas semanas, Ortega dijo ante medios internacionales que los paramilitares que atemorizan al pueblo nicaragüense con armas de guerra y camionetas de lujo son “policías voluntarios”, sin embargo, la Policía Nacional no ha dado cifras oficiales sobre cuántos policías voluntarios están enlistados en este momento, ni se sabe si éstos serán integrados a las filas policiales de manera oficial.