Policías le cercenan testículo y le dejan expuestos los intestinos

Uno de los testimonios más impactantes sobre la monstruosidad del régimen Ortega-Murillo

Uno de los testimonios más salvajes de tortura por parte de la Policía Nacional de Nicaragua salió a luz hoy. La víctima es Brayn Cruz Calderón, de 31 años de edad y originario de Jinotega.

Antonia Cruz, hermana del infortunado se presentó esta mañana ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos a interponer la denuncia del atroz delito, perpetrado por quienes están llamados a proteger a la ciudadanía; la Policía Nacional.

Según relata Anastasia, su hermano fue acusado injustamente de dirigir tranques en Jinotega y fue capturado el 30 de agosto cuando se encontraba en su casa en compañía de sus hijos. Durante la captura le dispararon en una pierna, lo patearon, le propinaron varios culatazos y golpes y lo arrastraron hasta la patrulla para luego llevarlo a un lugar conocido como la Cascada de San Enrique, donde lo siguieron golpeando.

Cruz agrega que la tercera parada de tortura fue la estación policial de Pueblo Nuevo donde lo comenzaron a interrogar y al no decir lo que los oficiales querían escuchar para involucrarlo en las protestas contra Ortega, empezaron uno de los peores actos de salvajismo reportados desde que estalló la crisis sociopolítica en abril de 2018.

“Fue cuando lo agarraron entre varios y mientras unos le agarraban las manos y las piernas, otro policía con un cuchillo comenzó a picarle los testículos hasta que se los cortaron y también se lo metieron en el ano”, denunció la consternada hermana.

Las torturas se prolongaron toda la noche e incluyeron cuchilladas en la herida de bala que tenía en la pierna y en sus partes íntimas.

Posteriormente le realizaron varias cortadas, una de ellas en el estómago, que le dejó expuestos los intestinos.

Otras imágenes del salvaje ataque proporcionadas por la familia son impublicables. En ellas se observan los cortes en sus partes íntimas | Foto: Cortesía

Los denunciantes identifican a los oficiales Martín Garcia y Ervin Lobos como los dirigentes de la tortura mountruosa.

La víctima lleva 17 días internado en el Hospital de Jinotega y se sabe que hoy lo trasladarían, a pesar de su crítico estado, a las celdas de El Chipote en Managua. El joven manifestó vía telefónica a los representantes de la CPDH que teme por su vida y solicita ayuda para que le den casa por cárcel.

La víctima del salvajismo policial de Nicaragua teme por su vida, ya que será trasladado a El Chipote | Foto: Cortesía

Comentarios cerrados.