¿Qué sabe Solís que hace callar a Ortega y Murillo?

Para muchos es extraño que siendo el Gobierno Ortega- Murillo tan frontal contra sus adversarios, no haya habido hasta ahora una sola palabra de su parte sobre la estrepitosa salida de Rafael Solís.

Ortega ha sido duro contra la empresa privada, contra los estudiantes, las organizaciones no gubernamentales, los activistas de derechos humanos y hasta contra la Iglesia, pero ¿Qué pasa con Solís que en lugar de hacerlos despotricar contra él, los ha hecho callar?

De hecho, Nicaragua Investiga conoció por fuentes diversas dentro del Poder Judicial, que este martes Alba Luz Ramos, junto a Fidel Moreno se reunieron con dirigentes de los CLS de la institución para decirles que “bajaran la orientación a todos los trabajadores que no siguieran hablando más del tema de Rafael Solís, porque era un traidor”.

Es decir, Solís se ha convertido en un impronunciable dentro de las filas sandinistas. La orden es no comentar, ni hablar nada en torno a él. Es fácil conocer las directrices del partido viendo los canales oficiales, que suelen ser los primeros en definir una línea de acción sobre los temas coyunturales.

Le interesa ¿Entonces quién fue? ejército niega operativos en Río San Juan y dice que solo sabe lo que publicó la policía

En ningún medio propiedad de la familia en el poder se ha comentado del tema, ni siquiera sus periodistas más frontales han mencionado nada al respecto. Si bien es cierto, algunas cuentas de fanáticos poco conocidos en algún momento acusaron a Solís de “traidor” de manera abierta, en los altos círculos del poder, esta palabra solo se usa contra el exmagistrado en reuniones privadas.

Los secretos del “Padrino”

¿Por qué callan? El Mayor en retiro del Ejército, Roberto Samcam nos dio esta respuesta “Rafael Solís conoce casi todos los secretos del poder (…) sabe todos los movimiento de dinero que ha habido, todo lo que ha salido en los últimos meses a cuentas secretas en el extranjero, sabe de todos los crímenes que han habido, antes, durante y después, porque era de la cúpula, sabe una cantidad enorme de secretos que tienen que ver con decisiones de carácter políticos, sabe las relaciones con los socios, aliados de Ortega”, expresa Samcam, quien  considera que el temor a que esos secretos sean revelados, serían la principal razón del silencio en la cúpula de Ortega.

Otro temor según Samcam, es que siendo Solís una figura tan poderosa y representativa dentro del Frente Sandinista, hacer más grande el tema de su salida pueda generar un efecto dominó incontenible para el partido.

“¿Cuál es el temor de ellos? , como decía Chespirito, que panda el cúnico, que haya un desgrane, que haya un desbande, porque el que está a nivel medio dice: bueno, si se fue uno de arriba, qué nos espera y el que se fue lleva muchos secretos que contar”, expresó el ex militar.

La ex comandante guerrillera Dora María Téllez al parecer piensa lo mismo. Ella dijo al programa Esta Noche de Carlos Fernando Chamorro que la salida de Solís “Es un terremoto político y moral para el FSLN”, porque “Rafael Solís estaba en el círculo de las cuatro personas más allegadas a la familia Ortega Murillo”, pero además su denuncia “confirma desde la más alta cúpula del Poder Judicial que este poder del Estado carece totalmente de independencia y que ha estado completamente subordinado a la familia Ortega-Murillo y esto tiene que ver con el argumento para invocar la Carta Democrática en el sentido de que la división de poderes y la institucionalidad democrática en Nicaragua se perdió”, dijo Téllez.

Otra cosa que señala Téllez, es que la moral de las bases sandinistas se bajó, no solo por la renuncia de Solís, sino además porque en un principio les aseguraron que esta noticia era falsa, y al enterarse que de hecho era verídica, los militantes descubren que los estaban engañando. “Hay muchas mentiras más, Ortega ha mentido sobre los asesinatos, Ortega ha mentido sobre el golpe, Ortega ha mentido sobre aludir a una supuesta conspiración extranjera, ha mentido del papel de los policías y paramilitares y si alguien que conoce todos los secretos dice que esto se acabó, es lógico pensar para alguien que esté en la periferia del Frente Sandinista, decir: sí, esto se acabó”. Mencionó la ex guerrillera.

Solís por su parte dejó claro en una entrevista al Diario La Nación que para poder tomar su decisión debió antes asegurar su vida. Reconociendo lo peligroso que es el Frente Sandinista: “La renuncia pensé hacerla dentro de Nicaragua, pero podría haber significado medidas de naturaleza, no sé si por lo menos carcelaria, encarcelamiento porque nadie lo había dicho entre nosotros dentro de las filas del sandinismo. Nadie había señalado el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía”, dijo Solís.

Fotografía: tomada del diario La Prensa/NI