Rafael Solís es afectado por el “Estado de Terror” que él mismo señaló en carta de renuncia

Rafael Solís, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, continúa dando entrevistas a los medios de comunicación. Esta vez le tocó el turno a La Nación de Costa Rica.

Solís habló con el medio tico en “algún punto de Costa Rica” y aseguró que huyó de Nicaragua por temor a caer preso.

“La denuncia pensé hacerla dentro de Nicaragua, pero podría haber significado medidas (en mi contra), de naturaleza, no sé si por lo menos carcelaria, encarcelamiento porque nadie lo había dicho entre nosotros dentro de las filas del sandinismo, nadie había señalado el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, si se había dicho por parte de organismos internacionales” expresó Solís a La Nación.

La carta de renuncia de Solís está fechada el 8 de enero. El ex funcionario dirigió su renuncia a Ortega, Murillo y al presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.

Solís reconoció al popular diario costarricense que los juicios llevados a cabo en contra de quienes protestaron contra Ortega son de orden político y que están dirigidos por el mismo Daniel Ortega “Estos son juicios políticos que se están llevando desde la Presidencia de la República, desde la Fiscalía”, precisó el ahora ex magistrado, quien agregó que el Poder Judicial siguió la directriz orientada por la alta dirigencia sandinista de que las protestas fueron un golpe de Estado, pero que él en realidad no cree que esto haya sucedido.

Al inicio, cuando la noticia estaba fresca, los seguidores del partido gobernante reaccionaron diciendo que la renuncia era falsa.

En el FSLN ahora llaman “traidor” a Solís. Después de su renuncia comenzó una persecución en contra de sus cercanos en el Poder Judicial.

Hasta antes de tomar la decisión de renunciar Solís era considerado como uno de los már fieles a Ortega y su operador político en la CSJ.

Fotografía: tomada del diario La Prensa/NI