Retiran oficialmente a Aminta Granera y premian a Díaz y Avellán

Francisco Díaz, consuegro de Ortega queda oficialmente al mando y su segundo es Ramón Avellán

 

El Diario Oficial La Gaceta de hoy, publica un decreto presidencial en el que hace movimientos en la Policía Nacional. Entre los más importantes destaca el retiro de la Comisionada Aminta Granera como Directora de la Institución, y en su lugar el nombramiento oficial de Francisco Díaz, consuegro de Ortega y quien desde hace meses tomó el control de ese órgano sin nombramiento a como corresponde.

Granera no ha sido vista públicamente desde el inicio de las protestas y desde mucho antes había al parecer, perdido el control de la institución a manos del pariente de los Ortega-Murillo.

La decisión de Ortega parece ser un claro desafío a Estados Unidos, país que aplicó el mes pasado Ley Global Magnitsky a Díaz por los delitos de corrupción y violación a los derechos humanos. “Bajo el mando de Francisco Javier Díaz Madriz, la Policía Nacional de Nicaragua ha participado en graves abusos contra los derechos humanos contra el pueblo de Nicaragua”, cita la comunicación oficial del Departamento del Tesoro norteamericano.

El Acuerdo Presidencial 113-A-2018 indica en su artículo 1 “Hacer efectivo el retiro de la Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional, mismo que será efectivo a partir de esta fecha”, concluyendo así su carrera policial, en base a la Ley 872, Ley de Organización, Carrera, Funciones y Régimen Especial de la Policía Nacional.

En la misma edición de La Gaceta se publica el acuerdo 98-A-2018 que indica: “Nombrar al Comisionado General Francisco Javier Díaz Madriz, Director General de la Policía Nacional a partir del 5 se septiembre de 2018, quien quedará en posesión de su cargo a partir de esa fecha”.

El el acuerdo 137–2015  hace el nombramiento de los subdirectores generales de esa institución, siendo éstos el Comisionado Adolfo Joel Marenco Corea y el Comisionado General Ramón Antonio Avellán Medal, señalado por la población de Masaya de ser el coordinador de los ataques violentos en contra de manifestantes en esa ciudad que dejó en la zona más de 50 muertos.