Roberto Rizo recibe prótesis ocular, pero ya no quiere regresar a la universidad

30 jóvenes forman parte de un programa de prótesis ocular para heridos en las protestas

El 19 de abril la imagen de Roberto Rizo Valdivia, un estudiante de 26 años de la Universidad Nacional Agraria herido por la Policía Nacional con una bala de goma en uno de sus ojos, conmocionó al país y dio la vuelta al mundo.

Roberto, estudiante del último año de la carrera de veterinaria, sangraba abundantemente y los antimotines cercaron cualquier salida para que ningún herido pudiera ir en busca de asistencia médica.

La imagen de Roberto con el ojo ensangrentado conmovió al país y dio la vuelta al mundo. Foto: Cortesía

 

Tras las pantallas de los noticieros que transmitían las impactantes imágenes estaba Irela Iglesias, una ciudadana como cualquier otra que decidió hacer algo diferente; gestionar ayuda para Roberto.

En el proceso empezó a conocer más casos similares, por lo que pensó en iniciar un proyecto de mayor impacto, es así que surgió el Programa de Prótesis Ocular para Estudiantes, que hasta esta fecha ha recibido 30 casos de jóvenes que perdieron un ojo por disparos de la policía.

Además de acompañamiento en la atención médica, el programa ofrece apoyo psicológico y la prótesis para que los jóvenes puedan de alguna manera recuperar su autoestima.

” De estos 30, 11 de ellos si iban a requerir prótesis. Ellos prácticamente ya las tienen, las tienen 10 y falta uno ahorita, hay otros que iban a recuperar un porcentaje de su visión y hay otros que están en proceso de seguimiento médico. Hay uno que recibió un disparo en la cabeza y perdió la vista en ambos ojos, quedó con convulsiones, a él le compramos un bastón para no vidente y le proveímos pastillas para las convulsiones, pero estas las necesitará el resto de su vida”, nos cuenta.

Hasta ahora 11 jóvenes han recibido prótesis oculares con este programa. Foto: Cortesía

Cada prótesis tiene un costo de entre 1,200 a 1,500 dólares, pero Irela logró que un ocularista  las ofrezca a un menor precio para poder beneficiar a más jóvenes. Ella cree que hay aún muchas personas con este tipo de problema, pero no todos han logrado conocer del programa: “Si hay personas que perdieron un ojo en las protestas es importante que sepan que nosotros estamos ayudando a que puedan tener una prótesis y que tengan toda la confianza de recurrir a nosotros”, nos dice.

Roberto: un herido con alma de guerrero

Roberto Rizo, ya cuenta con su prótesis ocular. Foto: Cortesía

La prótesis solo persigue un fin estético, pues perder un ojo disminuye mucho el autoestima de los afectados y con este procedimiento han podido enfrentar mejor la situación y darse la oportunidad de salir y relacionarse nuevamente con las personas a su alrededor.

Así lo constatamos con Roberto, quien nos cuenta que está mejor desde la operación: “Me siento un poco feliz porque  ya gracias a mi Dios y las persona que me ayudaron tengo mi prótesis, y no se me nota mucho el defecto”.

Roberto nos cuenta que su vida ha cambiado mucho desde que fue herido por la Policía, principalmente porque se sentía muy mal al no tener su ojo, pero poco a poco con la asistencia psicológica del programa y con la prótesis, ha logrado superar  el trauma, aunque hay un temor que no logra evitar: “No creo que vaya a continuar en clases, tengo miedo a ese presidente que hay, tengo miedo que me manden a matar”, nos confiesa.

Dice que desde el suceso, ha dedicado todos sus esfuerzos a recuperarse, pero sueña con el día en que Nicaragua sea libre. “Yo nunca anduve en protestas, a mi me dispararon dentro de la Universidad, yo soy un campesino que andaba en busca de un futuro mejor y más bien terminé en desgracia”, nos relata conmovido.

Aún así tiene muchas esperanzas. Vivir con una prótesis ocultar le ayuda a tener más confianza, pero requiere muchos cuidados, debe quitarla al bañarse y al dormir y hay muchas actividades que están limitadas para él. “Claro que no es lo mismo, a veces tener tu ojo en la mano, perder un ojo es un cambio duro en la vida, pero la vida sigue y no hay que bajar la guardia, yo sé que las cosas van a cambiar”, concluye.

Irela Iglesias con algunos de los jóvenes beneficiados antes de la operación. Foto: Cortesía

Si usted desea colaborar con este programa puede encontrarlos en su perfil de Facebook como Programa de Prótesis Ocular para Estudiantes. 

Comentarios cerrados.