Rosario Murillo quiere controlar entrevistas que ofrece Daniel Ortega

La controversial primera dama quiere dirigir las preguntas de los periodistas y las respuestas de Ortega

 

Tras la reciente entrevista ofrecida por Ortega a DW en Español salió a luz una fotografía en la que se ve a Rosaro Murillo interviniendo, tratando de ofrecer explicaciones adicionales a la periodista Carolina Chimoy, en lo que parece ser un intento de dirigir el enfoque de la entrevista.

En las últimas semanas Ortega ha ofrecido como nunca antes, entrevista a los medios internacionales en lo que se muestra como una estrategia por lavarse la cara a nivel internacional. En estas entrevistas Ortega no solo ha dicho versiones diversas de los hechos en Nicaragua, sino que en una ocasión hasta se escuchó cómo alguien le susurraba respuestas al oído.

Para nadie es un secreto la necesidad de control de Rosario Murillo sobre todo lo que le rodea. El periodista Óscar Valero de la Cadena Euronews, una de las primeras en lograr una entrevista con Ortega, comentó que en el encuentro que tuvo con el mandatario no solo estaba presente Murillo, sino también sus hijos.

“Supe después que eran sus hijos, y supe que una de sus hijas era una de sus asesoras, y su mujer fue la que me impresionó más, pero estaba toda la familia ahí, supongo porque ellos están muy implicados en las tareas del Gobierno”.

Valero considera que ella ejerce demasiado control sobre Ortega “Desde luego, si nos atenemos a lo que sucedió en la sala mientras se preparaba la entrevista desde luego es ella la que maneja todo, porque todo mundo la miraba a ella, las cámaras, las personas que preparaban el escenario, todo mundo preguntaba, oye, qué hacemos, dónde lo movemos, ponemos esta bandera aquí y allá, de verdad ella parecía la que estaba a cargo”, expresó.

Pero el control de Murillo va más allá de “acomodar” el lugar, según   la controversial vicepresidenta trató de manipular su trabajo. “Antes de la entrevista, ella se sentó ante mi para decir, bueno la situación en Nicaragua está más calmada, para intentar un poco encuadrar la entrevista, o sea que yo creo que si, al menos por lo que yo he podido ver, ella sí que tiene bastante poder”.

“Ella sí me pareció una persona un poco más manipuladora, porque el hecho de intentar acercarse un poco antes al periodista, para encuadrar mis preguntas diciendo Nicaragua está ya en paz y demás, creo que es un intento de manipular al periodista”.

También contó que durante la entrevista había un equipo de periodistas y camarógrafos grabando todos los planos posibles “nos dijeron que para el archivo, pero bueno igual pensamos que pudieron creer que nosotros no íbamos a ser honestos en nuestro montaje que no ha sido así”.

A Rosario Murillo se le ha visto regañar en público a sus ministros, colgarle abruptamente el teléfono a sus periodistas propagandistas durante sus discursos de medio día y en privado, según muchas denuncias, ha ofendido y tratado de manera denigrante a alcaldes y dirigentes políticos de su partido, siendo un personaje muy odiado en los círculos internos, aunque solo a sus espaldas, pues nadie quiere ser objeto de su ira.

 

 

Comentarios cerrados.